Sigue mis pasos por email ;)

martes, septiembre 06, 2005

Este verano


Mis vacaciones a Asturias fueron un retorno a mis orígenes, como cada año.
Pero esta vez quise marcar mi independencia y fui sola con J. Sin mis padres.
Fue algo extraño, porque Asturias, mi familia, mis padres y mis orígenes; son un todo indisociable para mí. Y ver esa parte de mi vida por primera vez sin uno de sus elementos, lo cambió todo.
En realidad cada año tengo un poco esa sensación. La sensación de pérdida de lo querido. De lo recordado. De aquella imagen utópica que se ha acabado grabando en mi retina de tal forma que ya no diferencio lo que fue real de lo que no.

Para mí los parques de Gijón eran todo un mundo lleno de diversión, misterio, fantasia y belleza. Sus columpios, sus vistas, sus paseos, sus flores y sus pájaros, eran lo más maravilloso. Naturaleza en su esplendor, alborozo, aprendizaje, algarabía.
Ahora vuelvo y no veo más que zonas verdes en medio del asfalto. Algunas bastante logradas, pero sin la frescura y la inocencia de antaño.
No decoran ya sus paseos los cientos de árboles de los que aprendí la variedad de las hojas; ni existe el bar de cristal, con su agua y sus patatitas.
La playa...ya no es tan playa. Sino proyecto de barro mezclado con algas, suciedad y petróleo.
Y toda la ciudad se ha vuelto más seria, o más triste, o más anciana. No sé ni si busca ya aspiraciones.
Sigue manteniendo su dinamismo, y su gente. Su gente entrañable, feliz, despreocupada. Su gente de siempre. Sonriente, vivaz, sencilla, amable.
Sigue manteniendo algunas de sus costumbres, y otras las adaptan a los nuevos tiempos.
¡Pero me devuelve una imagen tan diferente a la memorizada por mi retina!
Y al querer mostrar a mi tierra mi nuevo yo independiente, no he hecho más que abrir más los ojos y descubrir nuevos secretos escondidos.

¡Qué inocencia la de aquella niña que pensó que todo era mágico!
¡Y qué inocencia la de esta casi adulta que se agarra a sus recuerdos!



Zuco 103

4 comentarios:

Sonybabe dijo...

Hola!! Este post me ha traído recuerdos, pero ¿sabes? son recuerdos bonitos, no? Suerte ke has podido vivir todo aquello!!

Kiss!!

don tonino dijo...

Los recuerdos se idealizan en nuestra mente y a veces es duro volver a contrastarlos con la realidad.
Pero es muy bonito volver a sentir olores, visiones y sonidos que forman parte de nuestro ser.

Carlitos Sublime dijo...

Tengo muuuuchas ganas de viajar a Asturias. Nunca he estado, aunque creo que tiene que ser un espacio ideal para asociar recuerdos infantiles.
Muchas felicidades por tu noveno aniversario.
Un saludo.

illa dijo...

¡Gracias Carlitos! Pero aún falta un mes jeje.
Sí, tenéis razón, es genial tener esos recuerdos, aunque a veces cause cierta nostalgia el compararlos con la actualidad, por lo alto que están en el pedestal. Pero bueno, habrá que aprender a vivir con ello, pues cada vez se nos amontonan más recuerdos maravillosos y sino cuando seamos abuelitos nos hundiremos en la nostalgia!