Sigue mis pasos por email ;)

lunes, febrero 12, 2007

Siguiente parada:

En tránsito. A medio camino. En pleno movimiento en el vacío, dirigiéndose hacia delante; suspendido en el aire justo antes de volver a encontrar la tierra firme.
En pleno vuelo tras haber respirado hondo y lanzarse.
Con las alas extendidas y batiendo el vuelo.
Con los ojos fijos en el horizonte e impulsándose para llegar hasta allí.
En mitad del sorbo.
A medio trayecto en la montaña rusa.
Durante el viaje.
En el ascensor.
Subiendo la escalera.
Chapoteando en la bañera.
En el metro, esperando la siguiente parada.
En la estación de servicio..

Siguiente parada: Netthink
Siguiente parada: Independencia

E irán dos de cuatro

Algo tiene de mágico el estado de tránsito y balanceo. El impulso en el que nos movemos de un punto a otro, de un estado a otro estado, de este lugar..a aquél.
El hormigueo, la punzada en el estómago, la subida de adrenalina justo en el momento antes de la toma de decisión. Las mariposas que nos acompañan en algunos momentos del proceso. La incertidumbre que viene acompañada de expectación, ilusión y esperanza.
Y si todo fluye, y la evolución requiere cambios. Si el avance necesita de movimientos, decisión y empuje. Si la mejora necesita de revisión y la consecución de objetivos de entereza; habrá que enfrentarse a ello. Abandonar el temor (o al menos arrinconarlo). Alzar la cabeza, confiar en nosotros mismos...Y caminar hacia delante, soltando las faldas protectoras que aún asían algunos de nuestros dedos.

jueves, febrero 01, 2007

1 de Febrero. Rutina.

Cómo es vuestra rutina diaria. O cómo es la mía. Cómo de repetitivas, rudimentarias y cíclicas.
Desde que un despertador suena a las 6:30-7:00 de la mañana, y, arrancados del sopor y ensimismamiento en el que estábamos imbuidos, nos alejamos de la maraña de nuestros sueños para tomar conciencia de nuestra propia pesadez, cuerpo y sopor.
El baño es frío, así que me desnudo rápido y me meto casi de un salto en la bañera. La ducha, con prisas. Buscando siempre la temperatura de color rojo para dejarla caer sobre mi cuerpo. Apenas lo necesario para sentirme bien, antes de que el remordimiento de conciencia de dejar el agua correr sin rumbo fijo se apodere de mí. (¡Qué lejano me parece de repente el recuerdo de los lúdicos baños infantiles y despreocupados!).
La toalla es apenas un instrumento del que ni me percato, y la crema un simple engorro por el que debo pasar y me resta…¿2 minutos?
Elegir la ropa, vestirse, secarse el pelo (quejumbroso), peinarse, ponerse las lentillas, lavarse los dientes…
Ya desayunaré en el trabajo.

1 de Febrero. Y el frío ha vuelto a abandonar esta región para dejar que campemos sin encogimientos de hombros.
Le respondemos con un apagón eléctrico de 5 minutos.
¿Escuchará nuestra llamada?
1 de Febrero. Y las hipotecas suben y los bolsillos se retuercen. Las necesidades vacuas se lamentan. Al señor ego le han dado una patada en el estómago, por lo que se agacha y lo protege con sus brazos, aguantando una mueca de dolor en el rostro, reprimiendo el quejido.

Saboreo las galletas frente a la pantalla. La pantalla. 10 puntos para el inventor de la pantalla. Símbolo del avance, la tecnología, el primer mundo y el status.
Entre correos, blogs, foros, juegos y noticias...comienza la jornada laboral. Mejor será que cambiemos al Power Point y al Excel.
Clic…clic..tic..tac..riiing, sshh. Ruidos de oficina interrumpidos por charlas, peticiones, órdenes, quejas, risas…
¿Realmente influyo en el mundo desde mi asiento? ¿Positivamente, acaso?

Ya no hablo de lo que hago en el trabajo. Antes me hacía ilusión contarlo, perderme en los detalles, explicarme. Ahora me aturde. A los que lo comparten, porque ya lo conocen, a los que no, porque hay que explicar demasiado.
De todas formas, hay días mejores, hay días peores. Pero es gratificante cuando se obtienen resultados (Cuando la notoriedad es alta, cuando las ventas suben, cuando la rentabilidad se agradece, cuando se llega al público y tú estás ahí, expectante). Siempre y cuando la campaña motive.
Y cada día se aprende algo, y cada día se mejora en algo. Aunque también se repitan errores infinidad de veces.
Luego está el compañerismo, la identificación con el grupo, la sensación de pertenencia. O la disgregación, el vapuleo, las intrigas de despacho.
El 22 nos vamos a Lanzarote. Hasta el 25. Política de empresa que busca el motivar a sus empleados por otras vías e incentivar la sensación de grupo (aunar empatías). No estaría mal que ésa intención se hiciera notar en las cuentas corrientes, también.

1 de Febrero. Y los planes para el fin de semana se dibujan. ¿Qué hacen los jóvenes adultos? Yo ceno fuera, quedo con amigos, bailo, voy a conciertos, patino (o intento hacerlo) sobre hielo, voy a esquiar (o me engañan y juego a paddle), se va al cine, al teatro, a jugar a los bolos…. Nos emborrachamos, follamos, nos disfrazamos, hacemos fiestas playstation. Tb hay ocio solitario. Lo dicho: Blogs, lectura, música, foros, juegos, noticias… Qué hacen los jóvenes adultos sino divertirse, buscarse, encontrarse, autorealizarse, explorar e indagar.

Anoche (31 de Enero) soñé que viajaba a Asturias con un amigo del trabajo. Estaba feliz porque veía a mi familia (a la que hace más de un año que no veo, exceptuando a mi primo), y porque la compañía era grata. Siempre me maravillo de la afinidad que puede haber entre algunas personas. Y cuando a mí me pasa (que soy algo reservada por naturaleza), me sorprende aún más. ¡Hay millones de afinidades en el mundo!.
Mi tío (el que escribe, el que escala y el que reflexiona) me envió un email agradeciéndome los comentarios (básicamente, el alardear) sobre su libro. Me morí de vergüenza porque yo no le había dicho nada. Porque no sé como le llegó la información. Porque la red no es, de nuevo, tan anónima como a menudo quisiera. Y porque nos obligué a sentimentalismos a los que no estamos acostumbrados.
Típico de mí: Ruborizarse por ser pillada halagando a alguien.
Tb soñé anoche que viajaba a Canadá: Signo de mis ansias de viajar, que llega ya a niveles de subconsciente. Me descubrí tan ensimismada en mis felices sueños, que se me había olvidado que hoy era 1 de Febrero y tenía que ir a trabajar.

Así va siendo mi rutina.


PD: Vistas las intervenciones sin venir a cuento que provoca el concurso de Blogs de 20minutos, he vuelto a pasar al modo moderación de comentarios. Aunque ni me resulta práctico ni me parece lo ideal para esta interfaz.