Sigue mis pasos por email ;)

domingo, octubre 02, 2005

TV educativa

Me despierto a las 8, y, como de pequeña, me siento a desayunar (Nesquik, cereales y chocolate) frente a la TV, viendo los programas infantiles.
Hago zapping de una cadena a otra, me paro en los anuncios (deformación profesional. Ayer en el cine se emitió un anuncio nuestro y no pude contener el grito de emoción :) ), y me topo con Tele5, Birlokus Club, y Los consejos de Bruneleski.
Consejos que son o pretenden ser educativos para los niños. Que les enseñan valores humanos (acuérdate de tu abuelita, niño, que es tu abuela y te quiere) o les aconsejan sobre buenas pautas de comportamiento social (no seas egoísta y ofrece a los demás, no se habla con la boca llena y no se hace llorar al prójimo).
Lo disfrazan con imaginación. Mediante el mago que enseña y los aprendices de brujo, o hada, que aprenden.
A falta de Barrio Sésamo y sus lecciones, de TeleTubbies y hermanas gemelas, hacen micro espacios con buena fe. No me parece mala iniciativa. Aunque sea un pseudo-intento. La tv educativa..¿cuánto tiempo se lleva intentando?¿cuántas veces se habrá conseguido?.

Hoy Bruneleski aconseja a los niños no tener prisa por crecer (buen consejo) y les incita a no ver los programas no apropiados para su edad: contenidos con alto contenido sexual o violento.
¿Les llegará este mensaje? ¿Hasta qué punto un niño es responsable de lo que está viendo en la tv?
Pero la pregunta a la que continuamente le doy vueltas no es ésta, mi pregunta de oro es: ¿Es realmente perjudicial que los niños vean esa clase de programas?¿Es sano ocultarles ciertas escenas, ocultarles esa parte de nuestra vida y nuestra realidad?¿De verdad les perjudicará saber que el sexo existe y se practica?¿Que hay gente violenta, que hay guerras y la gente muere en condiciones bárbaras?
Creo que para educarles, no hace falta ocultarles estas escenas. Pues forman parte de nuestras vidas y, tarde o temprano, lo tendrán que conocer y enfrentarse a ello.
Para educarles, lo que hay que hacer es explicarles qué es aquello que ven. Cual es su causa y por qué está bien o mal. Por qué es sano o insano. Por qué el sexo es tan importante para los adultos, por qué da tantos problemas a otros. Cómo se puede convertir en negocio y por qué determinadas cosas no son correctas. Por qué la violencia nos deshumaniza. Qué son los derechos humanos, la ética, la moral, la justicia, el respeto, y cuál es su relación con esas esferas de nuestras vidas.
Enseñarles que el engaño y la injusticia tambien existen, y que a veces hacen daño. Pero que en nuestras manos está el procurar que no sea así.
Enseñarles a aceptar sus instintos, su naturaleza, y su razón. A reflexionar, a aprender, y a convertirse en adultos completos. Complejos. Con contradicciones. Y con valores. Valores humanos, respetuosos y justos.

Me vuelvo a ver de pequeña. Ahora es de noche. Dan una película por la TV. Después del programa de Gurruchaga. En la pantalla, una pareja folla contra la pared. Salvajemente.
Me da vergüenza y miro a mis padres de reojo. No parecen darse por aludidos. Permanecen tranquilos, relajados.
Una escena más que muestra algo natural. Creen que cuando crezca lo comprenderé, pero ya lo he comprendido. No tengo prisa por crecer.

5 comentarios:

HSolo dijo...

Preferiría que un bástago mío viera, aunque no comprendiera, una escena de sexo como la que explicas, a que vea, y comprenda, el telediario (atentados terroristas, violencia de género, políticos sacándose los ojos...)

Creo que me costaría más vergüenza pero menos esfuerzo explicar lo primero que lo segundo.

Un beso

amstel dijo...

Hay muchos adultos que deberían aprender a ver la vida desde los ojos de un niño...yo diría que habría que planterse educar a los adultos (including me).
sldos

DobleZero dijo...

Me parece que a amstel no le falta razón...

Kostas H. dijo...

Creo que Tolucci, tiene un librito titulado "Con ojos de niño", muy interesante, divertido y aconsejable.
Sobre la sexualidad que aparece en la televisión, es mucho más "sana" que el montón de guerras, matanzas, asesinatos, etc, etc, etc que diariamente se ven.
Prefiero hacer el amor antes que la guerra y, sí es así, ¿por qué no enseñárselo a mis hijos?.
Buen tema para comenzar el mes de octubre... también.
Besos azucarados

illa dijo...

Creo que tenéis razón, pero, entonces..¿acaso tenemos que ocultarles los telediarios?¿La cruel realidad?¿Debemos mantenerlos alejados de la realidad del mundo y mantenerlos engañados en uno de azúcar, para que cuando crezcan sea más duro el golpe?¿O no será mejor mostrárselo y enseñarles a luchar por su mejora?