Sigue mis pasos por email ;)

viernes, noviembre 25, 2005

Azúcar

Encuentro más sencillo el escribir desde el pesimismo. Desde la depresión. Aunque yo no lo sea (pesimista).
Es más enriquecedor; por su parte sumamente crítica, que todo lo pone en duda y de todo sospecha.
El optimismo es como ese bobalicón que se deja quitar el caramelo de las manos, y sonríe. No es más que un engañabobos (Y repito, yo soy optimisma) O una forma de llenarse la boca de algodón de azúcar y palomitas dulces.
Desde el desencanto; y cuando hace que crezca la rabia; saco fuerzas para ahogar sin compasión todo lo que aborrezco. Para arrancarlo de raiz, o al menos denigrarlo. Y eso me causa satisfacción.
Como cuando digo que el optimismo es para bobalicones: no estoy haciendo más que asumir que la realidad también es cruda, y que el no verlo es estupidez.

Así la ahogo. A ella, la estupidez. Y cuando ya no respire, podré suspirar, sonreir, y llenarme de nuevo la boca de algodón de azúcar.

8 comentarios:

coco dijo...

Parece una buena terapia, si funciona la patentas y te forras. Un beso de nube de azucar.

Pirri dijo...

Escribir en oscuro, es para mi muchisiiiiiisisisisimo más fácil. Que escribir cosas divertidas. ¿por qué cuando navego por los blogs siempre veo más que expresan pesimismo, dolor y tristeza? ¿será que no navego bien? no sé.

gafas de pesimismo o de optimismo. ¿dónde dejas a la tercera sin gafa...? Yo pienso que ni pesimismo ni optimismo. Las cosas hay que verlas desde fuera para saber que son para mi.

Los extremos nunca son buenos, todo tiene que tener su justa medida ni muy pesimista, ni muy optimista.

Zifnab dijo...

Sigo convencido de aquello que dice que un optimista es un pesimista mal informado. Yo dejo la tristeza para los escritos y las sonrisas para los ratos libres. Que por qué?. Pues no sabría decírtelo, pero espero, en cualquier caso, que se te ponga la boca golosa, cuantas más veces mejor.

giovanni dijo...

Yo vivo desde el pesimismo y optimismo al mismo tiempo. Mi optimismo (creer que tutto è possibile) crea felicidad y confianza y, al mismo tiempo, frustración y rabia. A veces vivo en las nubes grises (típico para un holandés) y otras veces encima de las nubes en un cielo claro y entonces creo, otra vez, que todo sea posible. Del oscuro surge la claridad. Del pesimismo el optimismo, y al revés. Un saludo, Giovanni.

DINOBAT dijo...

Hola que tal?, interesante el concepto del blog!, entretenido y diferente, saludos,


JD

brisaenlanoche dijo...

Estoy de acuerdo contigo, es mucho más sencillo escribir desde el pesimismo, las ganas de desahogarte hace que expreses todo lo que llevas dentro.

Un abrazo.

DobleZero dijo...

Es que es siempre más fácil construir en negativo que en positivo... lo que no sé es porqué!

illa dijo...

Parece que la mayoría coincidimos.Y yo que creía que sería la única..:P
Bienvenido Dinobat!