Sigue mis pasos por email ;)

martes, septiembre 21, 2004

Soles y nubes

Hoy el sol ha brillado. Quiero decir, que ha brillado de verdad. No solo en el cielo, sino en sentido metafórico. :)
¡Y menos mal que se le ha ocurrido aparecer! Porque ayer fue el fondo de una curva en negativo que no paraba de descender, descender y descender en picado. Me puse nerviosa, histérica, defraudada...el pesimismo se apoderó de mi..una vez más este mes. Al borde de la depresión, yo, una persona tan alegre toda la vida (estamos haciendo un prolongado paréntesis, parece)
Un septiembre poco reluciente ha sido este. Con más lluvias que soles (y también digo esto en todos los sentidos).
Pero hoy me he puesto las pilas, me he forzado a animarme, he dejado el caparazón a un lado..y ¡vaya! ¡Parece que surge efecto! El buen ánimo llama a la suerte.
Solo espero que la semana continúe así, porque últimamente me siento en una montaña rusa de emociones que me llevan de la euforia a la desesperación en segundos. A este paso acabaré en el psicólogo, o peor, padeciendo..no recuerdo el nombre.
Es curioso que la simple disposición del ánimo parezca impulsar acontecimientos positivos o negativos. O quizá simplemente es que lo vemos desde el otro lado..Pero no. Hoy ha sido real. El esfuerzo ha dado frutos (no, no creo que haya sido el azar). Y he vuelto a ser yo misma.
Vamos, he visto 2 películas! He vuelto!
Por cierto que una me ha encantado. En realidad no ha sido una película, sino un documental: 11'09''01 - September 11. Una coproducción GB-Francia con 11 cortos de 11 realizadores distintos. 11 puntos de vista diferentes dicen..a pesar de que a mi me han parecido 11 realidades distintas.
Sobretodo me ha impresionado una, la de Irán, de Samira Majmalbaf. Me ha impresionado por ver como los niños afganos, refugiados en Irán..conviven con la muerte día sí día también y esto les hace aceptarla como si se de algo normal se tratase. Para ellos, lo cotidiano es ver a la gente morir. Pero no de muertes naturales y normales, no, morir asesinados. No les choca, no lo denuncian, no se dan cuenta del horror del acto...porque para ellos, es la normalidad.
"A mi abuela la enterraron hasta aquí (el cuello) en suelo afgano y la apedrearon" Éstas más o menos eran las palabras de una de las niñas..pero lo que aterraba era su actitud. Pues no lo decía con dolor y aterrorizada..lo decía entre risas, como el niño que aquí explica un acontecimiento muy importante, pero sin mayor relevancia que la de haber pasado...y que le causa gracia relatarlo.
Estos niños crecen sin referencias del valor de la vida humana. Sin miedo a la muerte del otro.
Y a mi me aterra que lleguemos al extremo en que todos nos convirtamos en estos niños y no nos demos cuenta de qué es lo que verdaderamente importa. Que perdamos el norte, y no lo sepamos encontrar.

1 comentario:

Gavin Ugalde dijo...

I read an interesting article on it I would like to share with you...