Sigue mis pasos por email ;)

miércoles, junio 01, 2005

Obcecada

Esto de los blogs tiene muchas ventajas, pero también algún incoveniente: a veces tengo que olvidar que tengo o puedo tener lectores (cosa que sólo yo he propiciado. Illa..si no pasaras el link estas cosas no pasarían) para poder expresar lo que realmente quiero. Quiero decir que ni me sale, ni me inspiro. Mi razón cohibe a mis pensamientos e incluso mis sentimientos..y me veo en parte sesgando posibles intervenciones que me ayudarían mucho.
Es un problema sólo mío, lo sé..pero quizá es que no acabo de adaptarme del todo bien a este nuevo formato de diario personal..pues para eso lo utilizo, básicamente. Para volcar en él todo aquello que necesito expresar; sea personal, informativo, creativo o del todo intranscendente.

Estos días he descubierto otra cosa: Creo que tengo una alta capacidad para obsesionarme con las cosas durante cortos periodos de tiempo (pero intensos).
Me pasó con Lo que el viento se llevó hace poco, me ha pasado con este blog y sus características técnicas (que me muero por ir mejorando y aprendiendo cada día novedades, aunque no lo parezca).
Este fin de semana..me obsesioné con Star Wars (sí, estoy cayendo, y esta vez casi no lo hago..No me llamaba nada la atención ver esta tercera saga..que aún no he visto..pero una sesión doble de las partes IV y V lo ha propiciado. ) y me ha hecho inbuirme de un sentimiento: tristeza, melancolía. Por la historia de amor de Anakin/Darth Vader y Padme. Una bella historia sin final feliz..No las soporto.
La tristeza de su transcurso y de ese final me contagia y aún después de semanas puedo no haberme deshecho de su influjo. Es lo que tiene ver la I, la II, y la IV y la V sin ver antes la III. La sensación del final de la relación ha sido brusco, brutal, sin explicaciones de por medio. La conversión del carácter de Anakin ha sido dura como la vida misma, porque no he visto su transcurso...y eso lo hace mucho más impactante.

Y ahora, a parte de con MediaXpress (que ya me están enviado otra película), ando algo obcecada con El Gatopardo de Lampedusa, que he terminado hoy.
No me quito de la cabeza el sentimiento de nostalgia y melancolía del príncipe, viendo el fin de su mundo conocido. La vivacidad de Tancredi, la ambición e ímpetu de Angélica, o la desazón y animosidad de Concetta.

Además, estoy descubriendo que no me gusta ver el paso del tiempo y con él la evolución de los personajes. No me gusta ser testigo del declive o derrumbamiento de sus vidas, me encoge el corazón y tan sólo me infunde mezcolanza..no sé de qué.
¡No quiero pensar qué pasará cuando sea testigo del declive de mi vida...!

14 comentarios:

X. dijo...

Illa, el Gatopardo es una de mis novelas favoritas. El capítulo donde narra la muerte del Príncipe es de lo más alto de la literatura europea del siglo XX.
La he leído tres veces, y por haches o por bes, siempre que he intentado ver la película de Visconti, algo me lo impidió: la última vez, un apagón de luz.
Tengo también la biografía de Lampedusa: interesantísima.
Ahora estoy como tú... buscando todo lo que pueda conseguir del resto que escribió, y cuantas más biografías o datos o estudios pueda.
Me voy a la cama, las letras me dan vueltas ya. Si sigo mirando esto voy a acabar empezando a hacerme correcciones estilísticas a mi propio comentario :)
Un beso
X.

X. dijo...

Yo tampoco quiero ver el paso del tiempo. El otro día, mirando las viejas fotos de la familia, me entró una sensación de melancolía literalmente dolorosa...
Es algo que no puedo evitar, y que cada vez va a más.
Ahora sí que me voy a la cama
X.

caramelo dijo...

Yo me muere viendo como pasa el tiempo!
:o(

Misscronic dijo...

No merece la pensar pensar sobre el paso del tiempo. Hagamos lo que hagamos pasará.
¡Hala! a mirar palante y a sonreir

Carcasone dijo...

Pues tienes dos opciones, te quedas viendo cómo pasa la vida y te lamentas viendo llegar su final, o te mueves y la vives, con lo cual descubrirás que ya no te importa cuándo o cómo acabe, sólo te importa el estar viva
Tu eliges :)

Art_Alegoría dijo...

Hummm.





Buena situación descriptiva : sabes hacerlo.


Va confirmándose el hecho.

Kaloni dijo...

Vaya que buenas artes te gastas.
El gatopardo, Los miserables, Star Wars...
En fin, que me encanta.
Y me ancanta como escribes.

Un saludo.

natzan dijo...

Q tengas inquietud no es agobiarte por las cosas , eso es bueno. animo y a descubrir cosas.

René dijo...

la vida no es literatura, aunque a veces lo parezca. A cada momento pensarás que tienes nuevas metas, ahora, mañana y dentro de diez años. No hay declive inexorable, sólo altos y bajos.

Isthar dijo...

¿Y si empiezas por asumirlo y no te obsesiones? ;)

Ya sé que es fácil decirlo, 0ero por algún lado has de empezar ¿no crees?

Un besazo preciosa

chocoadicta dijo...

Tal vez no haya declive en tu vida y brilles hasta final, no? Todo depende de como se mire ;)

illa dijo...

Hola Humo. La verdad es que tu post me ha dejado bastante pensativa..Quizá sea cierto que la vida no es literatura y no me haya dado cuenta hasta ahora..no sé. Pero a veces me gusta pensar que en cierto modo sí lo es.
Y tienes razón natzan, son inquietudes lo que tengo. Lo malo es eso, que como su mismo nombre indica: me inquietan. Esa inquietud me crea desasosiego..y ya está..obsesionada! jaja

Chocoadicta...ojalá!!! :)

Gracias Kaloni y Alegoría, me dan muchos ánimos vuestros posts, qué subida de moral, qué bien!

PD: Jaja, muy bueno lo de corregir tus propios posts X, sabes..yo a veces lo hago XD.

Venga..que sigo p'alante tic tac tic tac.

pau dijo...

No te obsesiones. Piensa en otras cosas, Illa.
Tampoco yo puedo soportar la idea de vivir mi clara e inevitable degradación.
Tampoco me gustan las historias sin final feliz. De pequeño no pude soportar ver a "Bamby" llorando frente a su mamá muerta. Pero es que alguien lo pudo soportar?

illa dijo...

Bueno pau, yo lo soporté porque la vi por primera vez no hace tanto ..(sísí)pero del nudo en la garganta no me libró nadie! :)