Sigue mis pasos por email ;)

jueves, junio 09, 2005

trabajo trabajo trabajo

Este verano será mi primer verano a medias. Mi primer verano sin 3 meses de vacaciones. Mi primer verano como trabajadora.
Hace 6 meses (el día 13 los hará) que trabajo en la misma empresa, y 9 meses que trabajo.
Ya sé que no parece mucho (teniendo en cuenta los algo más de 42 años que me quedan por delante..uau!), pero creo haberme hecho ya una ligera idea de la mecánica del trabajo. De su lugar en nuestras vidas, de como lo asimilamos en ella y, en definitiva, de como lo vivimos.
Y quizá no sea novedad, pero yo ahora lo constato como cierto: la gran mayoría, lo vivimos mal.
No porque no nos guste nuestro trabajo o causas parecidas (que también hay, la inmensa mayoría en realidad) sino porque simplemente, se nos presenta (y sino, se acaba convirtiendo) en una obligación.
Al menos es mi caso. Y las cosas que realizamos de manera obligada nunca se disfrutan libremente.
Es muy famosa aquella frase de "¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?"
Pues bien. Yo no quiero ni creo que sea positivo ni lo uno, ni lo otro. No quiero basar mi vida en mi trabajo (a no ser que lo haya elegido así), y por supuesto, menos aún quiero trabajar simplemente para poder vivir.
Se supone que tendríamos que disfrutar de nuestro trabajo, de nuestras obras, sean las que sean. Se supone que el trabajo ha de completar a la persona, no aniquilarla. Se supone que el trabajo es una parte más de nuestras aptitudes, un sector más del quesito de nuestra vida. Como el aprender, como el formar una familia, como el tener relaciones sociales, como el luchar por causas en las que creemos. El trabajo es una parte más de nosotros que ha de ayudar a realizarnos y definirnos. A completarnos.(Aunque quizá esto sólo lo supongo yo...)
Pero para ello, no debería presentarse ante nosotros como un deber o obligación. Con horario restringido y exceso de formalismos.
Debería ser constructivo, ameno, gratificante. Hecho con libertad porque queremos, porque nos gusta contribuir en la sociedad.
Y para ello un trabajo ideal sería aquel que se adaptara a nuestra vida, y no, como ahora, tener que adaptar nosotros nuestra vida al trabajo.
Es darle la vuelta al concepto. Ahora el blanco sería negro, y el negro, blanco.

19 comentarios:

X. dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. No he tenido tiempo de escribir ni de cenar, sólo de corregir la enciclopedia... me duele la espalda y mañana a las seis y media en pie...
Prometo escribir mañana, que es viernes.
Lo peor no sólo es que trabajes, sino que estés pluriempleado para pagarte el fotógrafo de la boda :)
Un beso

CAVA dijo...

CARAY CUANTA RAZON TIENES, SE SUPONO QUE DEBIERAMOS TRABAJAR EN LO QUE NOS GUSTE PERO DE REPENTE NO HAY MAS QUE ACEPTAR LO QUE LLEGUE.
CUIDATE MUCHO
BESOS

Pirri dijo...

Bueno, estaba esperando para ver la primitiva y poder contestarte... Y no me ha tocado ni el reintegro T_T. Por lo que te puedo contestar como trabajador :O

Esa es la teoría y lo que debería ser. ¡Pero que demonios! Lo ideal sería que no existiera la palabra trabajo. Sino entretenimiento o para pasar el rato... como por ejemplo escribir un blog. Y hacerlo cuando te diera la gana.

A mi mi trabajo me gusta, es lo que he querido desde pequeño. Pero eso no quiere decir que prefiera trabajar y levantarme y tener un mes de vacaciones y tener que decidir y preocupaciones y jefes y más jefes... etc. Y todo por el vil dinero. Lo único que saco de mi trabajo es el vil dinero para poder hacer dentro de lo que puedo lo que quiera con dinero, compra un pisito, poder cenar los fines de semana, poder comer... Trabajo por necesidad aunque en algo que me gusta.

Un beso

Carcasone dijo...

Bueno...
La verdad es que yo disfruto con mi trabajo, está basado en lo que siempre quise hacer, me permite viajar de forma constante que es uno de mis grandes vicios, aprendo cosas nuevas de forma constante, conozco mucha gente interesante, noto que evoluciono con el tiempo y la experiencia, el sueldo no es malo... Dios! he sido absorbido por la sociedad, nooooooooo! xDDDD, na, ya en serio, la verdad es que ni vivo para trabajar ni trabajo para vivir, simplemente vivo la vida y el trabajo es parte de ella, porque yo lo valgo ;)

reuben dijo...

Una de las cosas extrañas que suceden cuando tienes mucho trabajo, es que disfrutas más del tiempo libre, será como sucede siempre , que extrañas lo que no tienes, y te la pasas esperando el fin de semana o los feriados. Debe ser una de las pocas ventajas que le encuentro, porque lo peor que tiene, coincido contigo, es lo de obligatorio y rutinario.
Saludos.

Kaloni dijo...

En fin, la dichosa Eva y la manzana de las narices. Y digo yo: ¿No podría haberse fijado en una níspero o una sandía?.

Pos no.

Un beso y feliz finde.

amstel dijo...

Ventaja: tienes dinerito para hacer lo que relativamente te de la gana.(depende de lo que ganes)
Inconveniente: es rutina,(es decir, ya no es tan divertido)...demasiados meses trabajando para tan poco tiempo libre, excepto si se trata del profesorado (toda excepción tiene su regla)
¿se aprende en el trabajo? Desde luego, pero seguro que nada que tenga que ver con lo que se estudió en la carrera.
sldos ;-))))

Bito dijo...

Bonita intencion Illa. Espero no se te olvide el dia que tengas que pagar hipotecas, coche, paniales, colegios...;)

En serio, estoy de acuerdo contigo, ya lo dijo Marx, currar en algo que no es productivo, algo en lo que la persona no refleje su ser, su corazon...provocara el alienamiento o la muerte tediosa del susodicho.

En fin, en fin.

coco dijo...

Ostia, ahora entiendo lo de Michael Jackson (el negro que ahora es blanco).

Elisa de Cremona dijo...

pues la verdad, a mí no me gusta trabajar, NUNCA, en nada... pero como me gusta vivir y viajar y estudiar, pues no me queda otra... por erso trato de que sea lo más llevadero posible.. Nunca lo es, pero bueh... por lo menos no ya no existe el derecho de pernada, no?

Zifnab dijo...

Mira yo tengo un tío que es muy sabio y que dice que mira si es malo trabajar que hasta lo pagan.

Y disfruta las vacaciones. A más cortas más intensas (es un refrán como el de el hombre y el oso cuando más feo más hermoso. El que no se consuela es porque no quiere)

pau dijo...

Mira, cuando lo pilles me haces una perdida y vengo corriendo.
Hace más de treinta años que busco eso y ni a tiros.
Que tengo mi empresa y cada día me da más palo. Imagínate el que les debe dar a mis trabajadores.
Y me voy... que es viernes y el suplicio, "creo", ha pasado... y hablando de ello, me da como una tendinitis mental.

ladhu dijo...

Uf, creo que ese trabajo que buscas es bastante difícil de conseguir. Creo que el trabajo ideal sería aquel al que te dedicaras por hobby. Y hay tan pocos!

Escobilla de WC dijo...

Encima ocupa una tercera parte de lo que dura un día, pero no del tiempo total del que dispones para hacer otras cosas. Y si tienes que desplazarte unos cuantos kilómetros, como es mi caso, el tiempo que pasas en el trabajo es de 11 horas: 8 de curro efectivo + 1 de comida + 1 del viaje de ida + 1 del viaje de vuelta.

Suponiendo que uno duerma 8 horas, nos quedan, en este caso, 5 horas libres para hacer el resto de nuestra vida: limpiar, salir, comprar, estudiar, leer, jugar...

Desde luego no nos lo hemos montado bien, pero si hemos logrado pasar de 0 a 2 días libres por semana confío en que tarde o temprano se sume un tercer día o se acabe por reducir la jornada de una vez.

En fin, que mientras intentamos cambiar las cosas tendremos que hacer todo lo posible para conseguir un trabajo que nos guste lo máximo posible. Si podemos dedicarnos a lo que queremos ya es la bomba. Yo no estoy mal en mi puesto actual, pero dista mucho de ser el que yo quiero que sea y me estoy esforzando mucho por cambiar esto. No sabéis cuanto... y lo cerquita que estoy de conseguirlo...

Saludos.

Misscronic dijo...

Debería... igual que no deberiamos de pagar tanto por nuestros techos, no por nuestra comida, ni por nuestras ropas.
Es un círculo vicioso, para salir de el hay que replantearse el concepto de necesidad...

El Peor Guitarrista del Mundo dijo...

Supones demasiado...

Roberto Zucco dijo...

Lo de los tres meses hace tiempo que la mayoría lo hemos olvidado. Yo, en realidad me paso doce meses de vacaciones porque me apasiona mi trabajo. Siempre me ha gustado más la actividad constante que la ruptura de esa actividad. Tal vez estas palabras te sirvan de consuelo. Un besote.

chin dijo...

Creo que cuando te das cuenta de que el trabajo te invade más allá de lo deseable, ya hace tiempo que sucede. Es como la gripe, que cuando estornudas, ya hace días que se estaba incubando.
Si eres buena, efectiva, en tu profesión los niveles de exigencia de la empresa crecerán y eso tal vez lleva a una dinámica que te acaba integrando en un circulo Vicioso/pernicioso del que no es fácil salir.
Suerte

illa dijo...

Jaja, tienes razón lordcitas. ¿Te imaginas que nos pagaran por escribir en nuestros blogs? Gua! Sería la leche! Aunque para mí lo ideal sería que me pagaran por estudiar, oye. Total, me gusta. No sé por qué no puede ser un trabajo como cualquier otro XD.
Y me pasa como a ti, no es que mi trabajo no me guste, sino que cuando se hace por obligación, se entra en lo mecánico, y al ser en gran parte para ganar dinero..en fin, pierde su encanto.
Nada, que todo es culpa del capitalismo:P

Pues Carcasone, ¡cuida eso que tienes! Porque debe tenerlo..¿1 persona de cada 1000?:s qué suerte!

Pues sí Bito, creo que algunos trabajos..sí llegan a alienar, sí. O más bien, la persona se aliena del trabajo y no lo relaciona con el resto de su ser..no puede ser bueno.

Elisa, eso sí, parece que poco a poco sí avanzamos, aunque sea pasito a pasito y nos parezca lento;)

Uff escobilla no sabes como te entiendo!! Yo también vivo a las afueras de la ciudad y a las 8 horas de trabajo (8 porque estoy empezando, que sino a saber..) le sumo 3 más en transportes. Un suplicio.
Suerte en ese cambio! ;)

Pues sí misscronic, quizá lo que tenemos que hacer es replantearnos muchos conceptos, que han perdido su significado por el camino.

Tienes razón chin, lo negativo tb es eso, que si dedicas demasiado a algo que te gusta,parece que tb tienes que acabar sacrificando por ello el resto de tus "sectores" personales, que forman parte del conjunto de tu vida. Y se pierde el equilibrio. Tampoco hay que llegar a eso ¿no?.

Y en general tenéis razón muchos, en eso de que el tiempo libre sí se valora más de esta manera. He pasado temporadas sabáticas realmente terribles, dónde el sentido de la inutilidad e impotencia era insoportable (ver posts primeros meses de este blog, jeje). Pero no creo que haya que ir a los extremos nunca, ni de inactividad, ni de exceso de ella.