Sigue mis pasos por email ;)

domingo, diciembre 31, 2006

Babel

Estructura con el típico sello Iñárritu, (quizá lo que más se le eche en cara) con la narración de diferentes historias entrelazadas, y que tienen el denominador común de llevar consigo un aprendizaje. En esencia, el film trata de gente que, bajo ciertas circunstancias, comete errores desastrosos que van a lamentar y que repercuten en otras personas. Babel te recuerda que el amor, compañerismo y sentido de la justicia (los valores humanos, vaya) expresados en mil formas, con mil historias diferentes.. son el lenguaje universal. "Babel" es, como todos sabemos, la paradoja de vivir juntos y no hablar el mismo idioma. En culturas tan distintas, tan lejanas y en las que somos tan distintos...las situaciones que se muestran en la película (adoro la fotografía) a través de los diversos dramas personales nos acerca, no tan sólo a la calidad humana de cada uno, sino a todo su entorno y a lo que tanto cultural como políticamente ello supone. (Aunque la historia que atañe a la familia marroquí fue la que más me conmovió, fue la estadounidense y mexicana la que mayor rabia despertó en mí (todo aquello de la supremacía estadounidense y sus continuos prejuicios que tanto me toca las narices..perdón por soltarlo así) y la japonesa la que más me maravilló por su fuerza visual y actuación de la actriz Koji Yakusho (valga decir que el contraste de culturas al pasar de una historia a otra se hace espeluznante y en esos momentos, es cuando te das cuenta de lo bien buscado que está el título del film y de lo ajenos que a veces vivimos a todas estas realidades)) Pero si en la historia de la torre no se podían comunicar. Aquí, en cambio, nos queda ese nexo invaluable que ya he mencionado (amor y dolor, iguales para todos): el lenguaje único del amor y el dolor: desde la pareja de estadounidenses cuando se besan tras mucho tiempo de vida en común con rencores y tensión, pasando por el amor de una niñera mexicana hacia sus no-hijos americanos.. hasta la reconciliacion entre un padre y su hija adolescente.
Creo que algunos han llamado generalizar demasiado el que la película muestre así la unión entre divergencias tan profundas entre las culturas, o que tan sólo pincele los problemas políticos que sobrevuelan, supeditándolos a las historias personales. Pero..¿qué es para cada uno de nosotros lo más vívido, sino nuestras historias y relaciones personales, que son muchas veces subyugadas a las condiciones del entorno?¿qué es lo que nos hace seres humanos diferentes al resto, sino esa capacidad de dolor, amor y raciocinio superior al resto de especies?¿Qué es lo que nos une a todos, en contra de lo que toda cultura determine, sino nuestros valores humanos, sentido de justicia y amor filial? Esos valores son los que surgen por encima de cualquier noma, estereotipo o prejuicio déspota.

Y, supongo, lo que Babel ha querido ejemplificar de algún modo (Nosotros vs. el entorno que nos aliena a unos de otros).


Gran paradoja si lo piensas..ya que nosotros mismos somos los impulsores de esos factores externos que nos alejan...

7 comentarios:

giovanni dijo...

Hace dos días vi Babel y me gustó mucho. Me gustó entre otro por lo simple y fuerte de sus imágenes, imágenes que podemos ver todos los días en internet u otros medios de comunicación, por las historias simples de todo día que podemos leer en cartas, relatos o libros, por recordarme a experiencias vividas en varias partes del mundo. Me gustó también por los sentimientos que provocó en mí y veo también en ti y los que has descrito muy bien. Un abrazo y mucha felicidad en el nuevo año.

ladhu dijo...

Ganas de verla tengo, oye. Pues nada, me gustan mucho tus críticas, que poco a poco, se convierten en lecturas obligadas

illa dijo...

Pues sí, os la recomiendo mucho! :)
Ya me contaréis si os gustó cuando la veáis.

chocoadicta dijo...

Esta película quiero verla pero aquí no la estrenan hasta el 19 de enero!... Que larga se hace la espera... :).

Zifnab dijo...

Yo creo que más que una película sobre la incomunicación, es una película sobre el dolor. Sobre un dolor profundo y oscuro y muy desagradable. Y la incomunicación, cólo un síntoma más.

Da igual. Me pareció una de las experiencias cinematográficas más brutales que he vivido. No se si me gustó porque no pienso volver a verla pero se que me estremeció un huevo y parte del otra, asi que debe ser o muy buena o yo muy conmovible

Se feliz

Gorka dijo...

Yo la he visto, y es un peliculón.
De cómo la globalización influye cada vez más casi sin darnos cuenta.

Parece un chiste... va un americano, un japonés, un mexicano y un marroquí...

salu2!

Pedro Vila dijo...

Amores perros me gusto mucho. Habra que ver Babel