Sigue mis pasos por email ;)

martes, febrero 28, 2006

Y después del desarme...


Dicen que de todo que se aprende (sobretodo de los errores), que nada pasa en vano y que no hay mal que por bien no venga.
Pues debe ser verdad cuando a fuerza de estrellarnos, aprendemos las lecciones.

Reconozco mis dos enormes defectos, que no únicos: el despiste, y el apocamiento. Los poseo en grado sumo, ambos. Aunque hasta hace poco no sabía hasta qué punto podían perjudicarme.
Del primero, a pesar de haber sido reprendida toda la vida por su causa, nunca me había peocupado en exceso. Forma hasta tal punto parte de mí que sin él, yo no sería yo, e incluso en algunos aspectos, llegué a convertirlo en mi punto fuerte.
Pero hay que aprender a evolucionar y superarse. El despiste no es favorable en la mayoría de situaciones, y debo aprender a dividir las esferas de mi vida, desterrándolo de alguna de ellas. Eso he aprendido y eso estoy consiguiendo.
Y el apocamiento..que jamás nadie me echó en cara ni creí que fuera perjudicial, puede autodestruir a aquel que lo posee sin límite. También hay que punzarlo e inculcarle el no avasallamiento por simple educación.
De cómo se forja nuestra personalidad, de como socializamos.. hay tanta teoria escrita que parece que podamos amoldarla a nuestro gusto. Pero al final siempre acaba surgiendo la propia naturaleza, de los escombros.
Pero a pesar de eso, se evoluciona. Y, aunque esas facetas jamás lleguen a desaparecer de tu vida, ni dejen de definirte de algún modo, sí podemos aprender a inhibirlas en determinmadas situaciones. Como si de un rol se tratara. Ahora dejo de ser la yo despistada, apocada y despreocupada; para ser la yo resolutiva, desafiante y meticulosa.
Cicatrizada.

6 comentarios:

ladhu dijo...

Enhorbuena, te lo dice un despistado por naturaleza. Te comprendo perfectamente.

Abrazos!

kancerbero dijo...

Dos cosas:
- No creo que sea bueno intentar redimir esa parte de tí.
- Tampoco creo que alguien pueda cambiar algo tan intrínseco. Puedes ejercer diferentes papeles que escondan esos "defectos" tuyos. Control.

Van a ser tres:
- A mí me encantan las mujeres despistadas. :D

Andheliyo dijo...

La conciencia de los errores nos hace mas fuertes y nos permite superarnos, siempre que sea para mejorar

MentesSueltas dijo...

Reconocer los errores es como el primer escalon, para subir a solucionarlos.
Interesante declaraciòn.
Un abrazo
MentesSueltas

Zifnab dijo...

Vencí al apocamiento y me derrotó el despites pero siempre viví con los dos

Se feliz

illa dijo...

No me digas qu te derrotó el despiste Zifnab, que me rindo antes!

PD: Kan, entonces yo te voy a encantar! jaja